OSCILACIONES

 

Oscar Leone

Museo del Caribe, 2014.

 

En la laboriosidad del mundo, la magnitud de todo cuanto existe está sostenido por el tiempo y el espacio. El espacio, como idea de configuración, como contenedor de materialidad, como ilusión sensorial de la distancia, es el lugar, es la casa, es el jardín, es el patio, es la avenida… es el bosque, es el desierto, es el océano… los cielos, las estrellas, las constelaciones, las galaxias… es el cuerpo, son las manos, los ojos, los cabellos… es el círculo, el triángulo, el cuadrado, la espiral… es un trazo, la línea, el punto, un punto en expansión…                                                                      

                                         y el tiempo…

Todas las cosas tienen un principio y un fin, todo fin es el principio de otra cosa, así principio y fin se suceden en una rotación constante, en un completo “suceder”. Podríamos decir que el tiempo es “cuando sucede”, que el tiempo es la magnitud total del suceder: sucede, sucedió, sucederá… sucediendo, sucedido, he de suceder. Podríamos decir también que el espacio es “donde sucede”.

La vida entonces libera su presencia en la materialidad e inmaterialidad del suceder con todas sus conjugaciones posibles.

                                         Y sucedió…

el trueno, la lluvia, la tormenta… y sucedió la mañana, la noche el mediodía. Sucedieron las lluvias, sucedió el invierno, las inundaciones… sucedió el verano, el sol canicular que quema, la sequía… Sucedió que las manos, sucedió que el fuego, sucedió el incendio. Sucedió… las manos, sucedieron los pasos, la carrera, los caminos… Sucedió que el agua, el chasquido, el humo, el chillido, el agua, el chasquido, sucedió el silencio… brotan entonces las cosas, siguen brotando, no dejan de brotar.

                                         Brotan…

Árboles que son sembrados en círculo, árboles que precisan de la energía ancestral para donar su fuerza al crecimiento. Árboles que se nombran, que se piensan, se buscan, se trasplantan… árboles que son la oportunidad y la promesa… árboles que son la promesa, son el compromiso. (Dália Rosenthal)

                                         Brotan…

Plántulas, raíces, raíces que respiran, que hacen respirar al bosque, que hacen respirar al árbol para que éste haga respirar al mundo. (Mary Navarro)

                                         Brotan…

Paisajes de árboles que se abren paso entre las aguas, árboles cuya casa son la aguas, las aguas de lo dulce y lo salado… y en este caldo de aguas, en ese flotar de las sustancias todo sube y desciende, todo anda, repta, camina, vuela, flota, avanza… avanza, avanza entre el mar y el río hacia la ciudad… la ciudad que no devorará los bosques, porque los árboles la miran y avanzan hacia ella. (José Alirio Barragán)

 

                                         Brotan…

Descensos, eclosiones, estallidos… caídas, golpes, explosiones… Intenciones de nacer, muertes, nacimientos… (Oscar Leone)

                                         Brotan…

Estados de la conciencia, conciencia del agua, de los movimientos de la tierra, su temperatura… conciencia del aire compartido, del aire que circula, el aire que algunos atestiguan que ya pueden comprar… (Klaus Berends)

                                       … y todo esto es del suceder.